RSS

ETAPA 7: Rabanal del Camino - Villafranca del Bierzo

ETAPA 7:

RABANAL DEL CAMINO - VILLAFRANCA DEL BIERZO

Perfil de ruta. Etapa 7: Rabanal del Camino-Villafranca del Bierzo


Son las 8 menos diez y estamos hablando con el hospitalero. Nos aconseja que no subamos a Cruz do Ferro por el camino de los peregrinos de a pie pues dice que incluso han habido dos muertes de ciclistas que lo han intentado.

Después de las consiguientes fotos salimos en dirección a Foncebadón, primer pueblo antes de llegar a Villafranca del Bierzo. Seguimos los consejos recibidos y nos encaminamos por carretera. Van a ser unos 10 kilómetros de duras subidas hasta llegar a lo más alto: Cruz do Ferro. Si observamos el perfil de la ruta vemos que pasaremos de los casi 1200 metros a los 1400 metros, aproximadamente; es, por tanto, una buena subida. Menos mal que ayer hicimos la mitad..., es decir, desde los 500 hasta los 1200 metros

A las 8:40 llegamos a Foncebadón. Junto a la taberna de Gala hay un chozo (de pastores, supongo) restaurado:
Chozo de pastores. Foncebadón
Seguimos subiendo y cuando son las 9:00 llegamos, exhaustos, a la Cruz de Hierro. ¡Qué alegría, qué emoción! Por lo que había leído en internet pensaba que yo no podría subir tan empinadas y prolongadas rampas. ¡HE PODIDO...! y lo mejor, tampoco ha sido para tanto...

Una vez allí comienzan las fotos, las payasadas y las tonterías. Dice la tradición que hay que llevar una piedra y echarla al pié de la cruz para liberarse de los pecados. Yo he echado dos, una por mi mujer y por mí mismo y la otra por mi hija, nieta y yerno...

La gente deja allí, como se ve en la base de la cruz, toda clase de prendas de vestir, ofrendas, versos, oraciones, etc..., es muy emotivo.

¡Qué alegría! ¡Qué emoción! La Cruz do Ferro

Ermita de Santiago, junto a la Cruz do Ferro
Cuando llevamos 13,30 kilómetros desde nuestra salida de Rabanal del Camino me encuentro con un cartel de atención para los ciclistas:
Cartel de aviso para ciclistas. Mucho peligro

Las vistas desde aquí arriba son impresionantes
Vaya tela de bajadas. Voy apretando el freno delantero y trasero de forma intermitente para no alcanzar demasiada velocidad (he de decir que no soy precisamente valiente con las bajadas). Cuando llevamos una hora bajando pasamos por El Acebo (menos conocido como "El Acebo de San Miguel"). En la calle que atraviesa el pueblo, más o menos por el centro, hay un enorme tronco de acebo tallado:
Tronco de acebo en "El Acebo de San Miguel"
En la calle que atraviesa el pueblo se encuentra la casa del peregrino, que no es otra cosa que la rehabilitación de dos casas antiguas para servir de albergue y relax al peregrino.

Calle principal en El Acebo. Casa del Peregrino
Continúo la bajada y sobre las 10:15 paso por un pueblo llamado Riego de Ambros, en el que no hago parada. A continuación, y todavía bajando, cuando son las 10:30 paso por Molinaseca.
Puente romano sobre el río Meruelo. Molinaseca

Iglesia de San Nicolás. Molinaseca
En lo alto de un montículo rocoso se encuentra la Iglesia de San Nicolás, con un reloj centenario. Data del siglo XVII



Otra vista de la iglesia, junto al "Mesón El Palacio". Molinaseca
Después de una breve parada para ver el pueblo continúo la marcha, y sigo bajando. Esta bajada parece que no tiene fin. Qué gusto, prácticamente no hay que dar pedales.

Salimos de Molinaseca por la carretera de Ponferrada. Podemos llegar a Ponferrada siguiendo la misma carretera (hay acera y es 1,4 km más corto), o bien siguiendo el camino señalizado por una pista de tierra a la izquierda. Si escogemos la segunda opción pasamos por Campo y entramos en Ponferrada por el puente Mascarón, sobre el río Boeza. (Para subir al castillo por el Puente Mascarón hay unas rampas durísimas).

He escogido ir por la primera opción y a las 11:00 llego a Ponferrada. La entrada es algo fea, nada que ver con lo que es la ciudad: una preciosidad.
Cartel de llegada a Ponferrada. Fea entrada
Me quedo impresionado con la ciudad, sobre todo con el castillo. Me dirijo a la Plaza del Ayuntamiento, ya con hambre. Hay una cafetería de donde sale un olor a empanada que atrae a cualquiera. Me siento en la terraza para poder vigilar la bicicleta, pregunto a la camarera si hacen bocadillos y me dice que no, que me puede ofrecer un trozo de empanada. A todo esto le pregunto que de qué son las empanadas y comienza a recitar toda una lista de variedades que me deja atónito. Me aconseja la de carne con patata. Le hago caso y no os podéis imaginar lo riquísima que estaba, os la recomiendo. Así pues, el desayuno-almuerzo fué:

  • DESAYUNO-ALMUERZO (6 €)
    • Empanada de carne-patata
    • Coca-cola
    • Café solo
Una vez repuesto el organismo me dirijo al castillo: impresionante. Vamos Juan y yo. Para poder visitarlo nos permiten dejar las bicicletas en un lugar seguro junto a la taquilla de entradas (la entrada al castillo nos costó 6 € por barba). Como siempre ocurre con estas cosas, el castillo es más bonito por fuera que por dentro, pero mereció la pena por la exposición "Templum Libri", una colección de faccsímiles, entre ellos el "Códice Calixtino", que como ya sabéis servía de guía a todos los peregrinos que en la Edad Media pretendían llegar a Santiago de Compostela.
Vista exterior del castillo. Cartel de Templum Libri. Ponferrada

Plaza del Ayuntamiento. Ponferrada

Detalle de entrada al castillo. Ponferrada

Iglesia de San Andrés vista desde el castillo. Ponferrada
Dejamos Ponferrada cuando son las 13:15. Comienza a llover, no con demasiada fuerza. Me bajo de la bici para ponerme el chubasquero, los pantalones impermeables y proteger alforjas y bolsa delantera del manillar. Cuando he terminado todo esto continúo mi camino. A los 5 minutos deja de llover y sale el sol, por lo tanto vuelvo a quitar todo lo impermeable. Al cabo de un rato vuelve a caer agua y de nuevo todo el protocolo anti-lluvia. Vuelve a dejar de llover, y así estamos un buen rato hasta que me canso y no pongo más impermeables. Después de eso deja de llover y continuamos con el sol.

Un poco más tarde, a las 13:40 pasamos por Columbrianos, en donde lo único destacable es su iglesia de San Esteban del siglo XVIII:
Iglesia Parroquial de San Esteban. Columbrianos
Diez minutos más tarde y tras un suave pedaleo se divisa otra población: Fuentes Nuevas. Tiene también una iglesia que es parecidísima a la de Columbrianos. En la zona del campanario presenta una balconada de madera que la diferencia de la anterior:

Iglesia de Santa María junto a mi bici. Fuentes Nuevas
5 kilómetros más tarde encontramos Camponaraya, aún en la comarca de El Bierzo. A partir de aquí podemos seguir el camino oficial, siguiendo a la izquierda poco antes de una gasolinera, por un camino que sube junto a una cooperativa vinícola, que va directo a Cacabelos o desviarnos hacia Narayola y dar un pequeño rodeo hacia Carracedo del Monasterio (de las Médulas) para girar de nuevo hacia Cacabelos. Nosotros, hechos unos máquinas, hemos preferido la segunda opción (más bien lo hicimos así porque no nos dimos cuenta de la otra opción).

En Carracedo del Monasterio nos detenemos para ver de cerca el Monasterio Benedictino de San Salvador de Carracedo, fundado en 990 por Bermuda II "El Gotoso", aunque lo que se observa es una restauración de nada menos que el siglo XII:

Monasterio Benedictino de San Salvador.
Carracedo del Monasterio

Otra vista del Monasterio de San Salvador.
Carracedo del Monasterio
Y ahora, directamente por la carretera LE-158/7, directamente a Cacabelos. Aquí podemos visitar el Santuario de la Virgen de las Angustias. Junto al santuario se encuentra el albergue de peregrinos de la Quinta Angustia.
Santuario de la Virgen de las Angustias. Cacabelos
Y seguimos nuestro camino. Después de unas fuertes pendientes llegamos a Pieros. Son las 15:00 y aún no hemos comido. Metemos la directa y nos vamos sin más rodeos en dirección a Villafranca del Bierzo, en donde hemos pensado hacer noche.

Ya estamos en Villafranca del Bierzo, vamos directamente a buscar el albergue para ver si podemos dejar las bicicletas y coger cama pues ya es muy tarde y posiblemente no tengamos sitio. Encontramos el albergue "Ave Fénix" en donde hay sitio para bicis y para nosotros. Metemos las máquinas allí y salimos a comer.
Entrada al albergue Ave Fénix. Villafranca del Bierzo

Detalle a la entrada del albergue. 177 km. para Santiago.
Villafranca del Bierzo
Encontramos una especie de Plaza Mayor en donde hay 5 o 6 cafeterías con mucho movimiento. Los menús son muy variados y baratos. Por 9 euros me como:
  • COMIDA (9 €)
    • Caldo gallego
    • albóndigas
    • flan casero
    • agua grande
Plaza Mayor. Villafranca del Bierzo
Iglesia de San Francisco al fondo
     Una vez que hemos comido nos vamos al albergue a ducharnos, lavar la ropa y descansar un ratito.

    Después del descanso viene la visita al pueblo. Merece la pena, tiene gran cantidad de patrimonio, como la mayoría de pueblos de Castilla-León.

    Castillo de Villafranca del Bierzo. Siglo XVI 
    Museo de Ciencias Naturales de los Padres Paules
    Villafranca del Bierzo
    Detalle de fachada llena de citas y versos. Villafranca del Bierzo


    Puente medieval sobre el río Burbia. Villafranca del Bierzo
    Una vez hecha la correspondiente visita y cenado en el mismo sitio y por el mismo precio que la comida nos vamos al albergue.

    El albergue está bien pero las instalaciones son viejas. Está organizado en habitaciones de unas 6 camas y aunque se cierra a las 22:00 el jaleo de la gente en el patio es demasiado molesto. Me pongo mis tapones para dormir y así consigo que el ruido no me mantenga despierto.















    • Digg
    • Del.icio.us
    • StumbleUpon
    • Reddit
    • RSS

    0 comentarios:

    Publicar un comentario